Tengo sed – Blog del Sagrado Corazón de Jesús

Tengo sed – Blog del Sagrado Corazón de Jesús

Tengo sed – Blog del Sagrado Corazón de Jesús

“Tengo Sed de ser amado por los hombres en el Sacramento de mi Amor”
Nuestro Señor a Santa Margarita (Libro Amar al Amor, pág. 55)

¿Cómo es posible que Dios mismo siendo enteramente Amor tenga sed de nosotros, de nuestro amor?

Lastimosamente lo es; Jesús, siendo el rey por excelencia del amor absoluto y verdadero, se encuentra cada instante, cada día, a la espera de ti, de mí, de nuestro amor.

Cada día Jesús se nos da en la Eucaristía; es el mismo Dios que desciende a su creatura. ¡Qué momento maravilloso! ¿Puedes imaginar que ese corazón que arde de amor por ti, en ese preciso momento en el que desciende a la boca de su creatura, desea ser amado?

El momento de nuestra comunión es pequeño, y aunque no terminemos de comprenderlo del todo, la gracia de Dios es tan grande que Él permanece con nosotros aunque ya no lo sintamos en nuestra boca; de manera que nosotros limitamos nuestro tiempo de adoración a ese pequeño instante de la comunión; la misa termina y regresamos al ruido en nuestra mente y a las ocupaciones diarias.

Si detuviéramos por un segundo el ruido de nuestra mente, las inquietudes de nuestro corazón, las innumerables ocupaciones que tenemos, podríamos escuchar a Nuestro Señor que nos dice como a la samaritana: “dame de beber” (Jn 4, 7); imagina que eso ocurre y, desde ese preciso momento, en el lugar donde te encuentres, entrégale ya tu corazón, así como se encuentre, quizá seco de amor, pues las aguas de las que generalmente bebemos son aguas que no sacian nuestra sed de amor; y aquí en este instante, al darte cuenta que es al mismo Dios a quien le entregaste tu corazón seco, serías tú mismo quién le diría a Él: “Señor dame de beber”…

En ese momento lo que haría el Señor sería abrirte la llaga de su Sagrado Corazón para que de este Corazón amante puedas saciar tu sed de amor.

En este tiempo en el que vivimos somos tan afortunados porque, aparte de que podemos comulgar al Señor en la Santa Misa, contamos con Capillas de Adoración Perpetuas, dónde podemos encontrar al Señor, en todo momento.

La dulce queja que Nuestro Señor le hizo a Santa Margarita María de Alacoque: “Tengo sed de ser amado por los hombres en el Sacramento de mi Amor”, es la misma que le hizo a la samaritana hace casi 2000 años y es la misma que nos hace hoy a ti y a mí, y ¿será la misma que haga el Señor hasta el fin de los tiempos? ¿O podemos desde hoy y para siempre entregarle nuestro corazón, adorarle en espíritu y verdad, cada día de nuestros días en la tierra?

Que Santa Margarita María de Alacoque, apóstol del Sagrado Corazón, nos alcance esta gracia por su intercesión, y que con el auxilio de María Santísima lo vivamos en plenitud en la eternidad.

Un artículo de Leticia Martinez. Guardia de Honor del Sagrado Corazón en SLP. Mexico.

 

Necesitamos de tu ayuda para seguir con Tekton. ¡Ayúdanos! Gracias y que Dios te bendiga.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.