San Juan XXIII: Danos hoy nuestro pan de cada día

San Juan XXIII: Danos hoy nuestro pan de cada día

San Juan XXIII: Danos hoy nuestro pan de cada día

Queremos insistir en el triple privilegio de este «pan diario» que los hijos de la Iglesia le deben pedirle al Padre celeste, y esperar, en la confianza, de su providencia divina.

Debe ser ante todo «nuestro pan», es decir el pan pedido en nombre de todos. «El Señor, nos dice san Juan Crisóstomo, nos invita en el Padre nuestro a enviarle a Dios una oración en nombre de todos nuestros hermanos. Quiere también que las oraciones que elevamos a Dios, conciernan tanto a los intereses del prójimo como a los nuestros. Piensa, por ahí, combatir las enemistades y reprimir la arrogancia.»

Debe ser, por añadidura, un pan «sustancial» (Mt 6,11 griego), indispensable para nuestra subsistencia, para nuestro alimento. Pero si el hombre está compuesto por un cuerpo, lo está también de un espíritu inmortal, y el pan que conviene pedirle al Señor no será sólo un pan material. Será, como nos la ha hecho observar con tanta ocurrencia este doctor de la eucaristía que es santo Tomás de Aquino, un pan espiritual ante todo. Este pan, es Dios mismo, la verdad y la bondad que hay que contemplar y amar; un pan sacramental: el Cuerpo del Salvador, testimonio y viático de la vida eterna.

La tercera cualidad pedida a este pan, y no menos importante que las precedentes, es que sea «uno», símbolo y causa de unidad (cf 1Co 10,17). Y san Juan Crisóstomo añade: «lo mismo que este cuerpo está unido con Cristo, del mismo modo nosotros estamos unidos por medio de este pan».

Necesitamos una pequeña ayuda mensual o puntual según tus posibilidades para seguir con Tekton. ¡Ayúdanos! Gracias y que Dios te bendiga.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.