San Jeronimo: Sal de la tierra

San Jeronimo: Sal de la tierra

San Jeronimo: Sal de la tierra

os Apóstoles se llaman también sal de la tierra porque por ellos se condimenta el género humano.

Esto es, si el doctor se equivoca, ¿por qué otro doctor será enmendado?

El ejemplo está tomado de la agricultura. La sal es necesaria para condimento de las comidas y para secar las carnes, pero no tiene otro uso. Ciertamente leemos en las Escrituras ( Jue 9,45) que algunas ciudades sembradas de sal por los vencedores, quedaron inutilizadas para que en ellas no pudiese brotar germen alguno.

Para que los apóstoles no se escondan por el miedo, sino que se presenten con toda libertad, les enseña la confianza en los resultados de su predicación, diciéndoles en seguida: «No puede esconderse una ciudad que está puesta sobre un monte».

Necesitamos una pequeña ayuda mensual o puntual según tus posibilidades para seguir con Tekton. ¡Ayúdanos! Gracias y que Dios te bendiga.

 

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.