Los ojos son la ventana del alma

Los ojos son la ventana del alma

Los ojos son la ventana del alma, es el título de la cuarta parte sobre la virtud de la pureza.

Los ojos son las ventanas del alma. Por ellos nos entran las violentas solicitaciones para ofender a Dios sobre todo en el pecado de la carne. La profunda sabiduría popular se expresa con estas palabras: «Ojos que no ven, corazón que no siente». La vigilancia de la vista y el dominio frente a todas las cosas o imágenes que se nos ofrezcan en la publicidad, TV, en la calle y el trato con otras personas, es fundamental. Nadie debe creerse fuerte en este aspecto.

Después de la vista, debemos dominar el tacto. La pureza herida con el sentido de la vista, se desmorona con el sentido del tacto. Quien se respete, se haga respetar, y respete al prójimo en el tacto, obtendrá mayor facilidad en la guarda de la pureza.

Quien desprecia la guarda de la pureza en la vista y el tacto, como si perteneciera a costumbres ya superadas, caera en la sensualidad más esclavizadora hasta perder los tres conocimientos fundamentales que definen al hombre: el de sí mismo, el de su propio pecado, y el de Dios.

Las tinieblas se esparcen entonces sobre el alma, hundida en la ceguera del espíritu.

Extraído del manual del Pueblo de Dios.

 

Si te es posible ayúdanos con un donativo. Gracias y que Dios te bendiga.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.