Las exigencias de la caridad

Las exigencias de la caridad

Las exigencias de la caridad – Manual del Pueblo de Dios

Se habla mucho de la Iglesia de los pobres y de la opción preferencial por los pobres. Tenemos, no obstante, el peligro de que nos perdamos en declaraciones literarias y no concretemos… Ya el cardenal Montini (luego Papa Pablo VI), en su pastoral de Cuaresma de 1963, advertía que la pobreza no es la privación de cosas necesarias a la vida y que la pobreza no es presentada en el Evangelio como un bien en sí misma, sino como el reflejo de otra pobreza, indispensable ésta para el cristiano:

La pobreza del espíritu. Y definía la pobreza evangélica como conciencia de la insuficiencia humana o de la necesidad de Dios que de ella se deriva, la negación de la primacía de la economía y de los bienes temporales para satisfacer el corazón del hombre; es la renuncia de buscar en este mundo el fin de nuestro destino y la salvación de nuestros males profundos y fatales, como el pecado y la muerte; es la prudencia que nos previene contra la ilusión de la fiebre de oro y de poder y que enseña que la bondad, con el dinero y la riqueza; es la paciencia digna y laboriosa en la penuria de recursos económicos y en las condiciones sociales modestas; es la condición para orar, para trabajar bien, para esperar, para dar y para amar, porque enseña a confiarse en la Providencia y a conocer el valor de las cosas y de los bienes morales.

DEBEMOS recordar lo que podríamos llamar la teología económica del Evangelio, que así podríamos enunciar, a grandes líneas:

1.- Hay que limitar las apetencias económicas con la indiferencia frente al dinero.

2.- Hay que limitar el hambre de ganancias en el individuo con su capacidad de servicio.

3.- Hay que limitar los cálculos y las previsiones con una fiel confianza en Dios.

4.- Hay que limitar el capital con el servicio que tu dinero tiene que hacer.

5.- Hay que limitar el gasto propio con la necesidad objetiva del que gasta.

 

Necesitamos de tu ayuda para seguir con Tekton. ¡Ayúdanos! Gracias y que Dios te bendiga.

 

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.