Evangelio del día 31 de Agosto 2018

Comentario del evangelio del día: (Mt 25,1-13)

El reino de los cielos es como un banquete nupcial. El Señor es el novio y la esposa es la Iglesia amada. Se nos invita a estar atentos para poder participar de esa fiesta. Cuando termine esta vida, no nos espera la oscuridad o un vacío sin sentido. Nos espera una fiesta, nos espera un abrazo, un encuentro de amor, un novio feliz y resplandeciente que quiere a los amigos a su lado. Las vírgenes prudentes son quienes siempre están preparados para la llegada del novio. Las vírgenes descuidadas son quienes viven como si esta vida nunca se fuera a terminar, y dejan siempre para después su conversión y su “preparación para la fiesta eterna. El aceite de la lámpara, que es el amor, se les va agotando poco a poco.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.