Evangelio del día 3 de Agosto 2018

Comentario del evangelio del día: (Mt 13,54-58)

En Jesús se manifestaban el poder y la sabiduría de Dios, pero esa gloria se encarnaba y se escondía en una simplicidad poco luminosa. O mejor, esa simplicidad quedaba iluminada por el misterio de Dios. No sólo quiso nacer en una cueva de animales en la noche de Belén… También eligió una familia pobre y sencilla. Era uno más. En el pueblo se preguntaban cómo podía alcanzar sabiduría alguien que desde niño había compartido sus vidas simples. Ellos mismos le negaban a Dios la posibilidad de hacer maravillas en medio de aquella áspera monotonía. Esto debería estimularnos para estar atentos. Quizás Dios nos quiere hablar a través de personas cercanas, esos que vemos y escuchamos todos los días, y quizás no sepamos ver la gloria que encierra nuestra vida cotidiana.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.