• 21/01/2021

Evangelio del día 25 de Noviembre 2020

Cita del evangelio del día: Lc 21,12-19

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Os echarán mano y os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y cárceles y llevándoos ante reyes y gobernadores por mi nombre; esto os sucederá para que deis testimonio. Proponed, pues, en vuestro corazón no preparar la defensa, porque yo os daré una elocuencia y una sabiduría a la que no podrán resistir ni contradecir todos vuestros adversarios. Seréis entregados por padres, hermanos, parientes y amigos, y matarán a algunos de vosotros, y seréis odiados de todos por causa de mi nombre. Pero no perecerá ni un cabello de vuestra cabeza. Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas».

Comentario del evangelio del día por San Gregorio de Nisa:

Si el don de Dios al mundo que es su Hijo enviado al mundo es tan excelente, fruto de la gran dignidad de Dios ¿por qué tardó tanto en conceder este beneficio? Sí, porque cuando el mal en el mundo todavía estaba en sus principios ¿por qué Dios no acabó de raíz con su desarrollo ulterior? A esta objeción se puede responder en breve diciendo que es la sabiduría, la providencia de Dios, el bien por naturaleza que ha diferido este don. En efecto, así como el médico espera que el mal que se está incubando en el cuerpo se manifieste al exterior para poder aplicar el remedio, así, una vez que la enfermedad del pecado se había apoderado de la humanidad, el Médico del universo esperaba que no quedara oculta o disimulada ninguna forma de perversidad.

Esta es la razón por qué Dios no aplicó en seguida después de la envidia de Caín y del asesinato de Abel, el remedio al mundo caído en pecado… Fue cuando el vicio llegó a su culminación, cuando no quedó ya ninguna perversidad humana por realizarse que Dios puso el remedio a la enfermedad que ya no estaba en sus principios sino que se hallaba en pleno desarrollo. Así el remedio divino llegó a todos los males de la humanidad enferma. (…)

Entonces ¿por qué la gracia del evangelio no se extendió enseguida sobre todos los hombres? Ciertamente, la llamada de Dios se dirige a todos por igual, sin distinción de condición, ni de edad ni de raza… Pero aquel que tiene en sus manos la libre disposición del universo ha llevado hasta el extremo el respeto por el hombre. Permite que cada uno de nosotros tengamos nuestro dominio propio, donde somos amos nosotros mismos: es la voluntad, la facultad que rechaza la esclavitud, que permanece libre, fundada sobre la autonomía de la razón. La fe está pues, a la libre disposición de los que reciben el anuncio del evangelio.