Evangelio del día 25 de agosto 2018

Comentario del evangelio del día: (Mt 23,1-12)

«No os hagáis llamar maestros», pide Jesús. El detesta la búsqueda de la apariencia, del reconocimiento social, el deseo del aplauso, de la alabanza, esa necesidad de sentirnos por encima de los demás, dominándolos y Juzgándolos. Era un vicio presente en algunos fariseos, pero que de alguna manera todos podemos desarrollar. La actitud contraria es el servicio con el propósito de dar gloria a Dios, o al menos con el deseo de que la propia vida sea fecunda, útil, beneficiosa para los demás. En realidad, alguien espiritualmente sano hace el bien porque no puede actuar de otra manera, porque simplemente necesita hacer el bien, aunque nadie lo vea. Cuando estamos saciados por el amor de Dios, podemos hacer el bien sin esperar reconocimientos. Ya no necesitamos que nos llamen “maestro”, “padre» o “jefe».

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.