Evangelio del día 24 de Agosto 2018

Comentario del evangelio del día: (Jn 1,45-51)

Felipe tenía el corazón bien dispuesto y, apenas se encontró con Jesús, se entregó con alegría. Luego lo anunciaba como quien ha encontrado un gran tesoro. Natanael, en cambio, era desconfiado y prejuicioso. Sin embargo, Jesús siempre mira el lado positivo. No se detuvo en esos defectos y valoró que fuera un hombre honesto, “un verdadero israelita, en quien no hay engaño”. Natanael se sintió descubierto, y le asombró que Jesús hubiera penetrado así en su interior con sólo verlo de lejos, cuando estaba debajo de la higuera. ¡Qué importante es dejarnos mirar por Jesús! ¡Qué bueno es perderle el miedo a su mirada y dejar que Él mire todo lo que somos! No se concentrará en nuestras miserias sino en nuestras posibilidades y en esas cosas buenas que el Espíritu sembró en nosotros.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.