Evangelio del día 22 de Julio 2018

Comentario del evangelio del día: (Mc 6,30-34)

Los apóstoles le cuentan a Jesús lo que hicieron, porque saben que recibieron de Él su misión. Esto vale también para nosotros. Después de una actividad podemos dedicar un momento a conversar con Jesús sobre lo vivido. Para darle las gracias, ofrecerle nuestro cansancio, interceder por los demás o pedirle que nos purifique y sane las heridas recibidas. Ese momento de diálogo con Él no es una obligación, sino un momento de descanso interior que nos restaura. Pero lo primero es la misión. La compasión ante los reclamos de la gente puede más que la necesidad de relax y soledad. Jesús había llevado a los discípulos a descansar, pero había una muchedumbre necesitada que los esperaba. Y el amor pudo más.

 

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.