Evangelio del día 22 de Agosto 2018

Comentario del evangelio del día: (Mt 20,1-16)

El Reino de Dios no funciona como una empresa. En esta parábola los trabajadores convocados por la mañana recibieron Ia promesa de un pago determinado y estuvieron de acuerdo. Terminada la llamada, el dueño de la viña Ies pagó lo prometido. Pero quiso pagarles la misma suma a los que sólo habían trabajado una hora. Era su derecho. Sin embargo, a algunos les molestó la felicidad ajena. Esto es una advertencia para quienes creemos que hemos crecido mucho en la vida cristiana y pretendemos ser los primeros; que, porque hemos hecho retiros o cursos de formación, tenemos más derechos que los demás. Sólo los servidores de Dios que tienen un corazón humilde y abierto, son capaces de amar al hermano y de desear su felicidad, aunque haya llegado último.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.