• 16/04/2021

Evangelio del día 21 de Septiembre 2018

Comentario del evangelio del día: (Lc 7,36-50)

Cuando pensamos en la misericordia de Jesús, imaginamos sus gestos con pobres y abandonados. No pensamos en personas adineradas o poderosas. Sin embargo, Jesús era capaz de incluir a todos en su corazón compasivo. De hecho, los cobradores de impuestos no eran precisamente pobres ni débiles. Eran personas corruptas que cobraban impuestos para el Imperio romano. Jesús hablaba con ellos, y hasta compartía la mesa con ellos, intentando sanar su enfermedad interior. No escapaba de su presencia, aunque lo criticaran por estas relaciones. Porque, para Él, cualquier ser humano tiene un valor inmenso, más allá de la fealdad de sus pecados. A quienes cuidamos demasiado nuestra imagen, hasta el punto de huir de algunas personas para no ser mal vistos, Jesús nos invita a recordar cuánto vale cada ser humano, más allá de todo.

 

[amazon box= «8422017024»]

[amazon box= «8433014080»]