Evangelio del día 20 de Mayo 2018

Comentario del evangelio del día 20 mayo:
Los discípulos estaban encerrados, con miedo. Jesús resucitado se hizo presente y ofreció paz. Su paz nos permite dejar de lado los temores, las inseguridades, los lamentos. Su paz nos calma por dentro, pero también nos lanza llenos de confianza a cumplir nuestra misión, pase lo que pase. ¿Para qué desgastar la vida y las energías escapando de la realidad llenos de temor? Pero para que esa paz de Jesús pudiera transformar a los discípulos, se tenía que derramar el Espíritu Santo. El es fuego que no se puede contener en el interior, es viento que moviliza y abre las puertas, es fuerza que arrastra, dinamismo, compromiso, entrega. Si invocamos al Espíritu Santo y lo dejamos actuar, nuestros días se llenarán de vida y de frutos de amor.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.