• 16/04/2021

Evangelio del día 2 de Octubre 2018

Comentario del evangelio del día: (Lc 9,51-56)

Jesús emprendió su viaje a Jerusalén con valor, con firme decisión. No era frágil ni esclavo de las circunstancias, no estaba inseguro. Veía el plan del Padre, lo aceptaba con convicción y emprendía el camino sin vacilaciones. Pero eso nada tenía que ver con la violencia. Su inquebrantable firmeza estaba íntimamente unida al amor y a la paz. Los discípulos tenían la tentación de buscar un dominio violento, que todos se sometieran a Jesús por la fuerza. Creían que eso era posible porque habían experimentado el poder que Cristo les había concedido. Por eso pensaban que Dios también podría utilizarlos para destruir a los enemigos: “si quieres, diremos que baje fuego del cielo”. Todavía no habían hecho la verdadera síntesis de Jesús: poder y ternura, valentía y tolerancia, firmeza y compasión.

 
[amazon box=»8422017024″ tracking_id=»tektonmarcosv-21″]