Evangelio del día 15 de Agosto 2018

Comentario del evangelio del día: (Lc 1,39-56)

¿Por qué María tuvo el privilegio de ser elevada al cielo en cuerpo y alma? Todo lo que digamos de María se explica porque es la madre del Hijo de Dios. Por eso el Espíritu la llenó de su gracia y el pecado no tuvo poder sobre ella. Así, ella estuvo unida a Jesús de manera inseparable, no sólo por ser su madre biológica, sino porque su plenitud de gracia produjo una unión sobrenatural inquebrantable. Esta unión plena se expresa en su Asunción. Si Jesús subió a los cielos, ella se va con Él en cuerpo y alma. El texto evangélico que hoy leemos destaca esa unión inseparable entre los dos cuando Isabel utiliza el mismo apelativo para referirse a ella y para referirse a Jesús: “bendecida… bendecido”. Y ante María dice: “¿quién soy yo…?».

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.