Evangelio del día 11 de Mayo 2018

Comentario Evangelio del día

Jesús no reprocha a sus discípulos que lloren cuando el mundo se alegre por su aparente fracaso. Les anuncia que la tristeza siempre será pasajera. Lo que ellos vivirán será como cuando la mujer, después del dolor, da a luz un hijo y se olvida del sufrimiento, porque su alegría es más grande que el dolor pasajero. Ellos vivirán algo semejante, y la alegría los inundará cuando descubran que Jesús ha triunfado, ha regresado, y vive en su interior con una vida nueva: “Volveré a veros y entonces vuestro corazón se llenará de alegría, de una alegría que nadie os podrá quitar”. Así como el dolor del parto es necesario para que pueda nacer un hijo, el dolor de los discípulos es una purificación necesaria que los prepara para descubrir y gozar la resurrección.

 

Si te es posible ayúdanos con un donativo. Gracias y que Dios te bendiga.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.