El Amigo Fiel – Blog del Sagrado Corazón de Jesús

El Amigo Fiel – Blog del Sagrado Corazón de Jesús

El Amigo Fiel – Blog del Sagrado Corazón de Jesús

 

Si se está apenado, Jesús regocija; si se está tentado, Él ayuda; si se está herido, Él cura.
San Francisco de Sales

El Obispo de Ginebra, Santo de la dulzura, Doctor de la Iglesia, nos regala esta reflexión que mucha salud trae a nuestra alma. Mucho habría conocido San Francisco de Sales el corazón de Nuestro Salvador, que supo interpretar sus acciones y sentimientos, viéndolo así como un verdadero amigo; un amigo fiel, un amigo que ayuda en todas nuestras necesidades; no por nada le dieron el titulo de Doctor de la Iglesia, pues toda esa sabiduría que él tenía, de ningún otro lugar provenía que del Corazón de Jesús, de la cercanía, del conocimiento, de la reflexión de los escritos que nos revelan el Corazón de Cristo: los Evangelios, ahí vemos la vida plasmada de Nuestro Salvador, nuestro hermano, nuestro amigo Jesús.

Esa amistad se da también como con nuestros amigos terrenales, por decirlo así; le conocemos cuando Él nos sale al encuentro, como lo hizo con los discípulos de Emaús, cuando los encontró en el camino; ellos estaban tristes por la muerte de Jesús y dudosos de su resurrección; Jesús al salirles al encuentro les recordó todo aquello que habían hablado de Él los profetas; y en ese caminar, cuando intentó despedirse de ellos, ya no querían que se fuera que tuvieron que insistirle que se quedara, y lo hizo, les acompañó, cenó con ellos y, al partir el pan, “le reconocieron”; pero Él desapareció de su vista; en ese momento fue cuando recordaron esa gracia tan grande que Jesús les había hecho sentir:

¿No ardía nuestro corazón en nuestro interior cuando nos hablaba en el camino y nos iba explicando las Escrituras? ( Lc 24, 32).

Aquí está el don del amor de Dios, manifestado en el corazón del hombre; amor que alegra, libra de las tentaciones de la tristeza y la desesperanza, amor que cura.

Y ese amor es producto del encuentro con Jesús; fue por regalo de Dios mismo que les salió al encuentro; fue un proceso que se logró al ir escuchándolo y caminando con Él; fue tanto el gozo de su compañía que le pidieron que no se fuera, es decir, deseaban más de su compañía, de su amor, amor que sana y que salva de todos los males, pues eso fue lo que Jesús les iba regalando en el camino, de manera que sus sentimientos se transformaron y fueron de la tristeza, la desesperanza e incluso de su falta de fe, a la alegría, la esperanza y el aumento de su fe; y al mismo tiempo los llevó a la búsqueda de sus hermanos y a compartirles de su encuentro maravilloso con el Señor, con Jesús, su maestro… su amigo.

En ese caminar Jesús también corrige y lo primero que les hace ver, es su falta de fe, de credibilidad a todo lo que los profetas habían dicho de Él.

Él les dijo: “¡Qué poco perspicaces son y qué mente más tarda tienen para creer todo lo que dijeron los profetas! ¿No era necesario que el Cristo padeciera eso para entrar así en su gloria?” Y empezando por Moisés y continuando por todos los profetas, les fue explicando lo que decían de Él todas las escrituras (Lc 24, 25-27).

Y así mismo nos ayuda a nosotros, nos alienta y nos regresa a la esperanza, a creer en Él, camina con nosotros en el diario vivir, nos acompaña de manera que le veamos, reconozcamos y amemos.

Si quieres conocer lo que Jesús puede hacer por ti, acércate un poco más, déjale que camine contigo, lee sobre Él, deja que en ese caminar él sane, alegre, cure y haga arder tu corazón, lo haga arder con su amor, con ese amor que transforma y hace nuevas todas las cosas.

Jesús es ese amigo fiel que ante cualquier problema no te da la espalda, al contrario te acompaña y ayuda, te regala la alegría y su amor, pero es un amor que se alimenta de la compañía de Jesús.

Recuerda que las grandes amistades se cultivan con la compañía y la escucha, como lo hacen los grandes amigos.

Por Taide Leticia Martínez Montiel, Guardia de Honor del Sagrado Corazón. San Luís de Potosí, Mexico.

Necesitamos una pequeña ayuda mensual o puntual según tus posibilidades para seguir con Tekton. ¡Ayúdanos! Gracias y que Dios te bendiga.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.