Comentario del Evangelio de hoy 17 de abril de 2018

Comentario del Evangelio de hoy 17 de abril de 2018

Ofrecemos el comentario del Evangelio de hoy, 17 de abril de 2018, martes de la tercera semana de Pascua. De este evangelio nos gustaría destacar los siguientes puntos:

  1. «Porque el pan de Dios es el que baja del Cielo y da vida al mundo»
  2. «Yo soy el pan de vida. El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mi no tendrá sed jamás»

Respecto del primer punto podemos considerar lo siguiente: el pan terrenal lo podemos comer, y nos sacia el hambre durante un tiempo, pero el pan que Dios nos quiere dar sacia totalmente el hambre que siente nuestro corazón. Por eso decía San Agustín que nuestro corazón esta inquieto hasta que descansa en Dios, puesto que Él es el único que da verdadero pan bajado del cielo. Los hombre aveces buscamos ese «pan» que sacie el alma de nuestro corazón, lo hacemos por medio de las amistades, de ideologías falsas, de sexo, pero nunca queda saciado nuestro corazón con todas esas cosas. Lo único que nos da Paz, tranquilidad, descanso, felicidad plena es Dios. Que contrariedad viven algunos hombres y mujeres no creyentes, que desprecian eso que buscan. Decimos que desprecian eso que buscan, porque buscan saciar el hambre de su corazón, y a la vez desprecian al Dios. único y verdadero, que viene a dárselo. Y que contrariedad también entre tantos católicos, que no acabamos de entregarnos totalmente a Dios, y no hemos podido saciar nuestro corazón porque le ponemos una vela a Dios y otra al diablo.

Respecto del segundo punto podemos considerar lo siguiente: Jesucristo nos revela que ese Pan que Dios quiere darnos para saciar nuestra alma es Él mismo. Él quiere cambiar nuestro corazón de piedra, nuestro corazón muerto por el pecado, por Su corazón divino. El corazón nuevo que nos quiere dar Jesús es su mismo Corazón. Somos seres materiales pero a la vez somos seres que ansían la divinidad. Nuestro Señor nos dice, que la sed que sentimos Él viene a saciarla totalmente. Sin embargo, antes debemos aceptar totalmente a Jesús en nuestra vida, tenemos que abrirle las puertas de par en par, para que entre sin tropezarse con nuestros pecados y defectos.

Ayúdanos a seguir trabajando, Dios te lo pague

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.