Blog del Sagrado Corazón de Jesús: El Corazón de Cristo

Blog del Sagrado Corazón de Jesús: El Corazón de Cristo

Blog del Sagrado Corazón de Jesús: El Corazón de Cristo

Por: GDH Taide Leticia Martínez Montiel

“Por el Corazón de Cristo se comprende la Sagrada Escritura,

la cual hace conocer el Corazón de Cristo.

Este Corazón estaba cerrado antes de la Pasión porque la Escritura era oscura.

Pero la Escritura fue abierta después de la Pasión,

porque los que en adelante tienen inteligencia de ella consideran y disciernen

de qué manera deben de ser interpretadas las profecías”.
(Catecismo de la Iglesia Católica, Núm. 112)

Todos los libros que conforman la Biblia, aunque sean libros muy diferentes entre sí, guardan una gran relación; ninguno de ellos prescinde de otro, ya que como nos lo dice nuestro Catecismo: “la Escritura es una en razón de la unidad del designio de Dios, del que Cristo Jesús es el centro y el corazón, abierto desde su Pascua” (112). Esto ya el mismo Jesús lo venía anunciando a sus discípulos antes de su pasión: “Les conviene que yo me vaya, porque si no me voy, no vendrá a ustedes el Paráclito; pero si me voy, se lo enviaré.” (Jn 16, 7); el Paráclito, el abogado, la promesa del Padre, nos fue enviado hasta después de su Pasión para iluminar toda oscuridad que hubiera en nuestro entendimiento, y solo así podríamos comprender e interpretar todo lo escrito en este Libro Sagrado, la Biblia.

Pues ésta es nuestra fuente para conocer de cerca el Corazón de Jesús, Él es el verbo encarnado, es la palabra hecha carne; el apóstol San Juan nos lo dice así en el Evangelio: “En el principio existía la Palabra la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios” (1, 1), por lo tanto todo lo escrito en la Biblia se ha encarnado en el Cuerpo de Jesús, por eso el mismo Cristo ya resucitado se los dice a los discípulos de Emaús: “¿No era necesario que el Cristo padeciera eso y entrara así en su Gloria? Y empezando por Moisés y continuando por todos los profetas, les fue explicando lo que decían de Él todas las Escrituras” Lc 24, 26-27.

Todo el Antiguo Testamento lo venía anunciando; siglos y siglos pasaron para ir preparando la llegada de Jesús; siglos y siglos pasaron para que todo lo escrito llegara a su punto culmen con la crucifixión de Cristo, con la apertura de su Corazón, “mirarán al que traspasaron”, nos dice San Juan; un Parteaguas en la eternidad, de la muerte a la vida, de la oscuridad a la luz; tenía que llegar este punto que el mismo Jesús anunciaba; y después de la resurrección dio apertura para que llegara el Paráclito, quien nos lo enseña todo, nos lo revela, nos hace recordar, comprender e interpretar todo lo hablado y enseñado por Jesús, el Verbo encarnado.

Pero donde puedes escuchar con más fuerza el latir de su Corazón siempre serán los Evangelios, pues ya no es profecía, es el relato de quién es Jesús, aquí podemos darnos cuenta de cómo se desenvuelve, cómo siente, cómo actúa, cómo vive; hay muchas situaciones escritas en ellos en que nos podemos identificar, pues todo lo que está escrito ahí hoy lo puede hacer por ti Jesús. Si eres de los que piensan que no conocen a Dios, ¿qué esperas para conocerlo?… acércate más a la Biblia, pon especial atención en los Evangelios; que puedas estar tan cerca, tan cerca que así te sea posible escuchar palpitar su Corazón.

Necesitamos una pequeña ayuda mensual o puntual según tus posibilidades para seguir con Tekton. ¡Ayúdanos! Gracias y que Dios te bendiga.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.