Blog del Sagrado Corazón de Jesús: CUSTODIA TU CORAZÓN

Blog del Sagrado Corazón de Jesús: CUSTODIA TU CORAZÓN

Cuando nos apoyamos únicamente en nuestra propia fuerza, dejamos que nos afecten los distintos acontecimientos de nuestra vida, tanto pasados como actuales, dicen por ahí: «Todo depende del cristal con que se ve», y sí, si los momentos difíciles, las cosas que nos hieren, lo que nos cansa, lo que nos entristece y tantas otras cosas, los vemos solamente con nuestros ojos, podemos cegarnos y quedarnos ahí lamentandonos eternamente, perdiéndonos de ver y disfrutar las maravillas que nos regala día a día Nuestro Señor; si los cargamos únicamente con nuestra propia fuerza humana, seguro que nos cansamos más rápido y puede ser que vayamos arrastrando todo esto a lo largo de nuestra vida, y la hagamos más pesada y cansada, sin embargo, si pedimos la fuerza al Señor, y la gracia de saber aceptar y cargar con las cruces que se nos presenten en nuestra vida, si recurrimos siempre a Él, en todo momento, veremos las cosas de manera distinta.

¡Qué amoroso es El Señor! Está siempre ahí para nosotros, esperando que aceptemos su ayuda, y dejarnos amar completamente por Él, sí, está dispuesto a quitarnos esas pesadas cargas y cambiarlas por su yugo, suave y ligero; es en Él en quien encontraremos descanso, y qué mejor lugar para descansar que su Sagrado Corazón, tan ardiente y lleno de amor por los hombres, manso y humilde; bueno es también que sepamos corresponder a ese su Amor tan grande, para esto, hace falta voluntad de nuestra parte, para querer dejarnos cambiar nuestro corazón, y ofrecerle un amor más limpio y agradable.

Cómo Jesús lo ha pedido, hemos de aprender de Él, que es manso y humilde de corazón, y para esto, necesario es también analizar siempre qué es lo que estamos albergando en nuestro corazón, y hacer una limpieza profunda de todas aquellas miserias y todo lo malo que encontremos ahí, como aconseja San Francisco de Sales en su libro «Introducción a la vida devota» que hemos de purificarnos de nuestras malas inclinaciones, que no siempre son pecados mortales o veniales, pero sí faltas que cometemos en contra de nuestro deseo o voluntad, por ejemplo la inclinación a la tristeza, a la melancolía, a la cólera…etc; éstas son imperfecciones que podemos corregir y moderar con el ejercicio y afición contraria a éstas malas inclinaciones, esforcémonos mucho en practicar las virtudes, así podemos purificar el alma y librarnos totalmente de ellas; y por supuesto tomandonos de la mano del Señor, pidiendo su ayuda, pues como decía también San Francisco de Sales, somos lobos por naturaleza pero ovejas por la gracia.

Es importante que conozcamos nuestro corazón, para que con la gracia de Dios, ir transformándolo y conformarlo a la Voluntad del Padre, El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca cosas buenas, y el malo, saca cosas malas de su mal tesoro, pues de la abundancia del corazón habla la lengua. (Lc 6, 45) , por esto, no solamente hemos de evitar hacer o decir cosas que no son buenas, porque esto, aunque pareciera ser que es lo que debemos hacer, sería algo más bien superficial, lo mejor es que vayamos directo al corazón y le quitemos todas esas cosas que afean a este órgano vital, y como tal, es vital que lo mantengamos sano, libre de toda impureza, de toda mala inclinación, de todo pecado, ya que es donde radica nuestro bien, o mal actuar.

Pidamos siempre al Señor, nos cambie nuestro corazón de piedra por uno de carne, manso y humilde semejante al Suyo.

Sagrado Corazón de Jesús, en Vos confío.

Artículo escrito por Susana Martinez. GdH de SLP. Mexico

Necesitamos una pequeña ayuda mensual o puntual según tus posibilidades para seguir con Tekton. ¡Ayúdanos! Gracias y que Dios te bendiga.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.