Algunas ocasiones próximas de pecado que puedes evitar

Algunas ocasiones próximas de pecado que puedes evitar

la Virtud de la pureza:

Algunas ocasiones próximas de pecado.

Seguimos con nuestro pequeño tratado sobre la virtud de la pureza que hemos extraído del manual del Pueblo de Dios que contiene a parte de estos preciosos textos para tu santificación, otras muchas perlas.

Este es el sexto capítulo.

Las playas y psicinas en las que los que concurren se exhiben desnudos, o semidesnudos o con bañadores insignificantes, son ocasión próxima de pecado mortal. Es evidente que en tales lugares y circunstancias, no se busca ni el deporte, ni la higiene ni la salud, sino la excitación lujuriosa, la vanidad del cuerpo y del desnudo.

El Bailes es de suyo una diversión honesta (bailes folclóricos, populares, familiares, etc.). Pero lo cierto es que, tal y como se baila hoy, el baile se ha convertido en ocasión próxima de pecado. Se baila en locales cerrados, con luces difusas, de colores en movimiento continuo, músicas estridentes y sensuales que halagan los instintos del suconsciente e inhiben de todo freno moral, el adormecer la voluntad en un clima de voluptuosidad; todo ello es ocasión próxima de pecado. A eso se añade el consumo de bebidas alcohólicas y de todo tipo de drogas, el ambiente de mal ejemplo, de vestidos deshonestos, juegos inmorales que predisponen necesariamente a la impureza.

En esa clase de baile se fomentan las conversaciones deshonestas, las complacencias lujuriosas y la cooperación al escándalo de la pareja o de los demás que asisten en tal ambiente inmoral. Y no es menos ocasión de pecado la vuelta al domicilio a altas horas y con compañias que han recibido la deformación moral de estas formas de baile donde se ha destrozado la pureza.

Son especialmente graves los bailes en bañador y los de carnaval con el gran escándalo social que provocan.

Es necesaria una seria advertencia sobre las gravísimas consecuencias de la audición de la musica rock, que se inscriben en sus temas mayores: sexo, drogas, rebelión, falsa religión e influencía diabólica. Como concluye el célebre musico-terapeuta Adam Knieste, «el rock no es un pasatiempo inofensivo, es una droga más mortífera que la heroína y que envenena la vida de los jóvenes».

Las novelas inmorales y pornográficas son ocasión próxima de pecar. Hay además un gran numero de novelas y obras literarias, que sin ser declaradamente inmorales, halagan la concupisencia, en capítulos o secuencias de la obra, y su lectura siempre hace daño a la pureza. Lo mismo se diga de obras pseudocientíficas de tema sexual que prescinden completamente de la Ley de Dios. Su lectura, rayana en la pornografía, inclina a la voluntad a ceder en todo a la sensualidad. Lo que empezó por ser una pérdida de la castidad acabó por la pérdida de la misma fe.

Las publicaciones de revistas llenas de fotografías de desnudos, provocativas, con anuncios del mismo tipo, muchas veces pornográficos, con texto sin moral alguna, no se deben leer, ni comprar, ni deben entrar en ningún hogar cristiano. Son ocasión próxima de pecado grave y escándalo.

 

Necesitamos de tu ayuda para seguir con Tekton. ¡Ayúdanos! Gracias y que Dios te bendiga.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.