A quienes hay que dar limosna

A quienes hay que dar limosna

A quienes hay que dar limosna,

Las exigencias de la caridad.

 

A los pobres, a la Iglesia, a las obras apostólicas. Hemos de ayudar para las obras de beneficencia. Pero también para el culto del Señor y para las empresas de espiritualidad. Entre ella, no olvidemos las religiosas de clausura. También en la hora del testamento hay que recordar las necesidades de la Iglesia, los pobres, la ayuda a las obras que se dedican a la salvación de las almas, la acción misionera de la Iglesia y la formación de sacerdotes.

 

El problema de la limosna,

Las exigencias de la caridad.

 

Cumplidos los deberes de justicia, lo que tengas que dar de limosna procura hacerlo para aquellas obras que más directamente buscan la gloria de Dios y la salvación de las almas. Y, también, como enseña el Evangelio, emplearte en obras de misericordia corporal: asistir a enfermos, ayudar a necesitados, procurar vivienda y trabajo a los que carecen de ellos, escuela a niños desamparados, etc.

Pero entre las obras que preferentemente te han de entusiasmar están las de fines totalmente sobrenaturales. Por ello, con tu dinero y u colaboración fomenta los apostolados directamente dirigidos a buscar la unión con Dios, la vida de oración, el fomento de vocaciones contemplativas, las vocaciones sacerdotales con garantía de formción recta y santa.

Muy particularmente te encarecemos que en tus limosnas no te olvides nunca de ayudar, con el cariño y fervor que merece, la formación de misioneros y sacerdotes. De sacerdotes bien formados, santos y apóstoles, se derivarán todos los bienes de la Iglesia y para la conversión del mundo.

Manual del Pueblo de Dios

 

Necesitamos de tu ayuda para seguir con Tekton. ¡Ayúdanos! Gracias y que Dios te bendiga.

 

 

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.