10 maneras sencillas de crecer en la oración

10 maneras sencillas de crecer en la oración

Como crecer en la oración, 10 maneras sencillas:

10 maneras sencillas de crecer en la oración.
Hacemos este vídeo con la intención de que podamos entender que debemos crecer en nuestra vida de oración, buscar medios que nos ayuden a crecer cada día más en la vida de diálogo con Dios, nuestro Señor. Debemos entender que nuestra salvación depende de que hagamos oración, y por nuestra oración se pueden salvar los miembros de nuestras familias, y nuestros seres queridos, incluso la salvación de muchos otros hombres y mujeres.


1. Deseo de orar.
Debemos orar con un firme de hacerlo y mejorar cada día. San Agustín dice que seguimos el deseo de nuestro corazón. Los mismos santos dicen: «Debemos elegir el objeto de nuestro deseo y luego vivir con todo nuestro corazón». Por supuesto, el objeto de nuestro deseo debe ser Dios.


2. Debemos estar convencidos de que la oración es de suma importancia.
«Como el aire es para los pulmones, la oración debe ser para nuestra alma». Como la gasolina es para el tanque de un automóvil, la oración debe ser nuestra energía espiritual. Como las alas son para el águila que se eleva en las alturas, también lo es la oración para el alma que desea elevarse a lo alto del cielo. Como la comida y la bebida son para el cuerpo hambriento y sediento, la oración debe ser para el alma sedienta.
El salmista lo expresa con estas hermosas palabras: «Como el ciervo anhela las corrientes que agua, asi mi alma te anhela a ti, oh mi Dios».


3. Textos para la oración.
Como principiantes en la vida de oración es importante tener un buen libro que nos ayude en nuestro tiempo de diálogo con el Señor. Esto nos facilitará el camino, encenderá el corazón en el amor a Dios. Es importante que entendamos que para la vida de oración debemos ir poco a poco entrenando y educándonos.


4. ¿Con qué textos orar?
Por supuesto, el primero y el mejor de todos los textos debe ser la Biblia, la Palabra de Dios. En este libro, Dios nos habla directamente. Yo animaría a empezar con los evangelios, que son el corazón mismo de la Biblia. También, los Salmos, el mejor libro de oraciones compuesto por el Espíritu Santo, que utilizó al Rey David como instrumento humano.


5. Método de oración
Los métodos son útiles para aprender cualquier arte nuevo y esto también se aplica a la oración. Un método clásico es el de la Lectio Divina.
Estos son los pasos:
Lectio — lea atentamente,
Meditacio: pensar / reflexionar sobre la Palabra de Dios,
Contemplacio: utiliza tu imaginación para entrar en la escena y ser parte de ella.
Oracio— ora y habla al Señor,
Accio: asegúrate de poner en acción los frutos de tu oración.
Este método podría ser invaluable para ayudarnos en el camino de la oración.


6. Lecturas sobre la oración.
Hay muchos textos escritos sobre la oración y debemos educarnos a nosotros mismos leyendo algunos de los mejores. El Catecismo de la Iglesia Católica, Parte IV, podría ser una excelente herramienta como maestro de oración. Léelo y sigue sus consejos!


7. Retiros
El mejor momento y el mejor lugar para crecer en la oración son los retiros. Los retiros ignacianos, con un director competente, han demostrado ser muy eficaces a lo largo de los siglos. Si tiene tiempo, un retiro de treinta días, o un retiro de 8 días, o al menos un retiro de fin de semana.
La mejor manera de aprender a orar es simplemente orar. Los retiros tienen como principal propósito profundizar en la oración. Reserve un tiempo cada año. Jesús mismo invitó a los apóstoles a separarse y descansar, a estar con Él. Este es un buen «afinamiento espiritual».


8. Perseverar en la lucha.
¡La oración no siempre es fácil! El Catecismo de la Iglesia Católica compara la oración con un combate de lucha libre. En realidad, el Catecismo toma como ejemplo a Jacob luchando con el ángel toda la noche como modelo para la oración.
Santa Teresa de Ávila lo expresa de manera sucinta: «Debemos tener una determinación decidida a no abandonar nunca la oración». El diablo hará todo lo posible por engañarnos para que creamos que estamos perdiendo el tiempo en la oración y que hay muchas nobles y dignas actividades que deberíamos hacer antes que la oración.


9. Consigue un poco de ayuda de tus amigos.
Encuentro que es de gran ayuda, mientras me dedico a la oración, pedir un poco de ayuda a mis amigos. Estos amigos son los amigos de Dios ahora y por toda la eternidad: los ángeles y los santos.
Ellos pasaron la prueba y se confirmaron en gracia. Contemplan a Dios cara a cara. Se muestran como los intercesores más poderosos ante el trono de Dios y esperan pacientemente que los invoquemos. Sus oraciones por nosotros pueden ayudarnos a iluminar nuestras mentes y encender nuestras voluntades para conectarnos con Dios. Luego lee la vida de los santos.


Los santos son todos diferentes en el sentido de que provienen de un tiempo, lugar, cultura específicos; Son pecadores y tienen su propio carácter y temperamento. Sin embargo, hay un punto que todos los santos tienen en común: ¡ORACIÓN! Indudablemente y universalmente, en todos los tiempos y lugares, los santos fueron hombres y mujeres que se aferraron tenazmente a la oración, reconociéndola como el aliento y la vida de sus almas y la clave del éxito en sus vidas apostólicas.


10. El Espíritu Santo: El Maestro del Interior
San Pablo nos recuerda que realmente no sabemos cómo orar, pero el Espíritu Santo intercede con gemidos inefables para que podamos decir «Abba» Padre. Santa Teresa de Ávila, estaba luchando por su vida de oración. Un sacerdote jesuita le dio el consejo de orar al Espíritu Santo. A partir de ese momento su vida de oración mejoró drásticamente.
La primera Novena en la Iglesia se preparó para Pentecostés y culminó con la venida del Espíritu Santo, transformando a los Apóstoles en grandes guerreros de oración, guerreros de Cristo y grandes santos. Alabado sea el Espíritu Santo, el Maestro Interior ¿Por qué no acudir también al recién canonizado San Juan XXIII, quien fue presentado como un hombre verdaderamente dócil al Espíritu Santo y rogar por su intercesión?


Para concluir, pasemos a la Santísima Virgen María, que reflexionó sobre la Palabra de Dios en su Corazón Inmaculado como modelo para la oración y le rogamos por la gracia de tener un deseo creciente de oración, amor por la oración, crecimiento en nuestra vida diaria de oración. , y la perseverancia en la oración. San Agustín nos alienta con estas palabras finales: “El que ora bien, vive bien; el que vive bien muere bien; y El que muere bien, está completamente bien».

Texto original de catholicexchange.com traducido y adaptado por Marcos Vera.

 

Muchas gracias por tu atención y por haber leído este artículo hasta el final, solo me queda pedirte que ores por el sueño de Tekton, el Hogar de San José. Estamos intentando abrir este hogar, que pretende ser un hogar de misericordia, para ayudar a las personas necesitadas, un hogar para acoger a los pobres y darle los medios para encontrar un trabajo, una estabilidad. Pero además que el paso por este hogar signifique un encuentro con Cristo, un acercamiento a la vida de la gracia de Dios. Por todo ello, te pedimos oraciones para que este hogar sea una realidad, y te informes de este hogar y si puedes ayudarnos, no solo con tus oraciones, qué es lo más importante, sino también con tu donativo. Muchas gracias y que Dios te bendiga.

 

Necesitamos una pequeña ayuda mensual o puntual según tus posibilidades para seguir con Tekton. ¡Ayúdanos! Gracias y que Dios te bendiga.

Dejar un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.